4 Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos