35 Y fueron amargura de espíritu para Isaac y Rebeca