31 Y vio el SEÑOR que Lea era aborrecida, y abrió su matriz; pero Raquel era estéril