20 Y hurtó Jacob el corazón de Labán, el arameo, en no hacerle saber cómo huía