9 Y quitó Dios el ganado de vuestro padre, y me lo dio a mí