12 Entonces José los sacó de entre sus rodillas, y se inclinó a tierra