4 Y su resplandor fue como la luz; cuernos le salían de su mano; y allí estaba escondida su fortaleza