25 Y cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle; y derribándose a sus pies, adoró