5 Así que, Pedro era guardado en la cárcel; y la Iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él