10 Mas cuando el hombre muera, y sea cortado; y perezca el hombre, ¿adónde estará él