22 El no creerá que ha de volver de las tinieblas, y siempre está mirando a la espada