16 Y ahora mi alma está derramada en mí; días de aflicción se apoderan de mí