17 De noche taladra sobre mí mis huesos, y mis pulsos no reposan