21 Guárdate, no mires a la iniquidad; teniéndola por mejor que la pobreza