22 He aquí que Dios es excelso con su potencia; ¿qué enseñador semejante a él