5 He aquí que Dios es grande, y no aborrece; fuerte es en virtud de corazón