5 De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven