14 El atribulado merece recibir misericordia de su compañero; pero se ha abandonado el temor del Omnipotente