31 aún me hundirás en el hoyo; y mis propios vestidos me abominarán