3 Ya vosotros sois limpios por la palabra que os he hablado