25 y no tenía necesidad que alguien le diera testimonio del hombre; porque él sabía lo que había en el hombre