65 Y decía: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado de mi Padre