35 Y el siervo no permanece en casa para siempre; mas el hijo permanece para siempre