51 De cierto, de cierto os digo, que el que guardare mi palabra, no verá muerte para siempre