14 Y era sábado cuando Jesús había hecho el lodo, y le había abierto los ojos