41 Y todo reptil que se va arrastrando sobre la tierra, es abominación; no se comerá