20 Había también un mendigo llamado Lázaro, el cual estaba echado a la puerta de aquel, lleno de llagas