4 Y corriendo delante, se subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí