28 Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis tentaciones