7 Y le acechaban los escribas y los fariseos, si sanaría en sábado, para hallar de qué acusarle