55 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois