35 Levantándose muy de mañana, aún muy de noche, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba