15 De cierto os digo, que el que no recibiere el Reino de Dios como un niño, no entrará en él