5 Y Jesús respondiéndoles, comenzó a decir: Mirad, que nadie os engañe