14 Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños