10 Y entrando él en Jerusalén, toda la ciudad se alborotó, diciendo: ¿Quién es éste