6 Y a la medianoche fue hecho un clamor: He aquí, el esposo viene; salid a recibirle