26 De cierto te digo, que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante