7 Y orando, no seáis prolijos, como los mundanos que piensan que por su palabrería serán oídos