8 El justo es librado de la tribulación; mas el impío entra en lugar suyo