34 La justicia engrandece un pueblo; mas el pecado es afrenta de las naciones