20 El hijo sabio alegra al padre; mas el hombre loco menosprecia a su madre