21 La muerte y la vida están en poder de la lengua; y el que la ama comerá de sus frutos