22 No digas, yo me vengaré; espera al SEÑOR, y él te salvará