29 El hombre impío endurece su rostro; mas el recto ordena sus caminos