5 Toda palabra de Dios es limpia; es escudo a los que en él esperan