23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida