3 Lígalos a tus dedos; escríbelos en la tabla de tu corazón