14 Porque ya sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido a sujeción del pecado