12 Mas tú, SEÑOR, para siempre permanecerás, y tu memoria de generación y generación